Su navegador actual (Internet Explorer) no es compatible con el sitio.

Aunque puede seguir navegando, algunas páginas pueden comportarse de forma diferente a lo previsto y algunas funcionalidades pueden dejar de operar. Construimos Anthology.com usando tecnología de punta para ofrecer la mejor experiencia posible, lo que por desgracia significó dejar de dar soporte a Internet Explorer, el cual está en el final de su vida útil y se prevé que se retire de manera oficial en el 2022. Si es posible, recomendamos ver el sitio en algún navegador compatible; Chrome, Firefox, Safari o Microsoft Edge.

Cuestión de Datos: Evaluación universitaria en Tiempos de cambio

Este contenido fue publicado anteriormente por Campus Labs, ahora parte de Anthology. Los nombres de los productos y/o soluciones pueden haber cambiado.

Las universidades han compartido una gran variedad de formas en las que la pandemia ha afectado la evaluación. Algunas informaron de un mayor énfasis en los datos y un aumento de la actividad; otras dijeron que cancelaron las evaluaciones y redujeron las expectativas. El amplio espectro de reacciones nos llevó a preguntarnos qué estaba ocurriendo realmente con la práctica de la evaluación.

Intentamos responder a esta pregunta en una reciente encuesta enviada a los miembros de Campus Labs, así como a los asistentes a la Conferencia de Evaluación de la Educación Superior patrocinada por el New England College. Durante un período de dos semanas a principios de mayo de 2020, 326 encuestados compartieron sus experiencias en una breve encuesta en línea. La mayoría (86%) indicó que tenía la responsabilidad de supervisar la evaluación en algún nivel. Los encuestados representaban una mezcla de orígenes, incluyendo la eficacia institucional (32%), asuntos académicos (25%), asuntos estudiantiles (36%) y administración (7%).

Nuestra encuesta se centró en tres áreas clave:

La importancia de la Evaluación

Una cosa está clara: la evaluación es más importante que nunca para una gran mayoría de los encuestados. Los datos pueden ser una herramienta valiosa, ya sea para comprender un nuevo fenómeno o para planificar un futuro incierto. Pero, ¿cómo responderán las instituciones a las crecientes presiones de la actividad basada en datos sin un aumento proporcional de los recursos para apoyarla? ¿Y qué podemos aprender de las que dicen que la importancia de la evaluación ha disminuido?

Un examen más detallado arrojó una conclusión interesante: los profesionales de los asuntos estudiantiles informaron de una experiencia diferente, en la que era más probable que la evaluación aumentara en importancia y, sin embargo, era aún menos probable que recibiera más recursos. Esto plantea la pregunta: ¿Cuentan asuntos estudiantiles con los recursos necesarios para orientarse hacia los datos? ¿Y cómo afectará esto a los servicios estudiantiles directos que repercuten en la salud mental, la seguridad y la retención de los estudiantes universitarios?

Cambios en Actividades de evaluación

Casi todos los encuestados (96%) informaron que habían realizado algún tipo de ajuste en sus actividades de evaluación en respuesta a la pandemia; en la mayoría de los casos, informaron de alguna combinación de 4 ajustes diferentes de la lista que figura a continuación, la cual aborda todas las fases del ciclo de evaluación.

La acción más común fue realizar nuevas evaluaciones para comprender mejor las necesidades de los estudiantes y los empleados. La segunda fue aumentar el uso de la tecnología de evaluación existente, lo que tiene sentido dadas las percepciones anteriores sobre una cantidad relativamente pequeña de recursos crecientes para la evaluación.

Mirando hacia el futuro

En el momento de realizar la encuesta, sólo el 36% de las instituciones encuestadas había determinado sus planes para el semestre de otoño. Aunque muchos siguen viviendo en una época de incertidumbre, algunos (12%) han cambiado totalmente su evaluación para centrarse en la planificación del futuro.

Al mirar hacia el futuro, puede haber una oportunidad aún mayor para que los datos desempeñen un papel principal. Las instituciones mejor preparadas para el cambio en los próximos meses serán las que se preparen bien ahora, recopilando el tipo de datos adecuado e invirtiendo en su capacidad de evaluación.

Tiempo de tomar acción

¿Qué puede significar todo esto? He aquí algunos recursos que debe tener en cuenta cuando utilice los datos para impulsar su institución:

  1. Incluya los datos de la evaluación en la planificación del escenario final del 2020. Para obtener más orientación sobre la planificación futura, consulte nuestra serie sobre la gestión del cambio. El primer post, Gestión del cambio en tiempos de incertidumbre, sienta las bases de la gestión del cambio.
  2. Consulte a los profesionales de asuntos estudiantiles sobre los recursos que necesitan para orientarse por los datos. Para entender mejor sus necesidades, escuche este reciente panel de profesionales de la evaluación de asuntos estudiantiles.
  3. Aproveche al máximo la tecnología que tiene, pues necesita maximizar sus recursos y la utilización de los datos.
  4. No espere a invertir en recursos de capacidad de datos: sus empleados los necesitan ahora y el futuro de su institución probablemente depende de ello.
  

Elija su región

Este sitio web usa cookies para mejorar su experiencia de navegación. Para saber más sobre nuestra política de cookies y de privacidad, por favor de clic aquí.