Su navegador actual (Internet Explorer) no es compatible con el sitio.

Aunque puede seguir navegando, algunas páginas pueden comportarse de forma diferente a lo previsto y algunas funcionalidades pueden dejar de operar. Construimos Anthology.com usando tecnología de punta para ofrecer la mejor experiencia posible, lo que por desgracia significó dejar de dar soporte a Internet Explorer, el cual está en el final de su vida útil y se prevé que se retire de manera oficial en el 2022. Si es posible, recomendamos ver el sitio en algún navegador compatible; Chrome, Firefox, Safari o Microsoft Edge.

Éxito estudiantil equitativo: responsabilidad de todos

“Las instituciones deben centrarse en apoyar la persistencia y el aprendizaje superior de los estudiantes de todas las comunidades. Este trabajo comienza con el examen de la historia y los datos de la institución. Luego, con este contexto en mente, las instituciones deben asegurarse de que cuentan con un marco de excelencia inclusiva, uno en el que los estudiantes desatendidos experimenten prácticas de alto impacto y participen en el aprendizaje basado en la investigación que es esencial en cualquier educación de alta calidad”.

AACU Step Up and Lead for Equity: What Higher Education Can Do to Reverse Deepening Divides 

La educación superior está plagada de datos que ponen en manifiesto la falta de equidad en los resultados de las instituciones para las poblaciones minoritarias de estudiantes. Los responsables de los campus están cada vez más interesados en cerrar permanentemente las brechas de rendimiento de los estudiantes de bajo nivel socioeconómico (SES) y de las personas indígenas y de color (BIPOC). Además de las brechas de rendimiento académico, los datos muestran que, por una serie de razones personales y sistémicas, los estudiantes de bajo nivel socioeconómico y BIPOC participan menos en programas co-curriculares que desarrollan competencias vitales para el crecimiento personal y las habilidades que busca el mercado. Aunque la mayoría de los líderes de educación superior reconocen ahora estas disparidades, demasiadas instituciones relegan y delegan el trabajo de diversidad, equidad e inclusión (DEI) a las oficinas o funcionarios de asuntos multiculturales o DEI. Al mismo tiempo, las prácticas y las normas culturales que contribuyeron a esas desigualdades siguen intactas. También, la agenda del “éxito de los estudiantes” se delega a menudo al personal de asuntos estudiantiles, de asesoramiento o de retención, con poco vínculo organizativo directo entre sus programas centrados en estudiantes, su aprendizaje, las prioridades y la toma de decisiones de la administración.

La obtención de un título es una misión que contribuye al Bien común

El acceso y la finalización de los estudios y el éxito económico están conectados. La finalización de los estudios universitarios tiene un impacto directo en el cierre de las brechas de equidad en la sociedad en general, ya que ayuda a los estudiantes a conseguir trabajos mejores y mejor remunerados, proporcionando un camino hacia la prosperidad individual y familiar para el graduado y beneficiando a los presupuestos mediante el pago de impuestos más altos y el uso de menos servicios gubernamentales. La obtención de un título también impulsa el compromiso cívico (Complete College America, Step Up y Lead for America). Los datos demográficos de la población estadounidense y, por tanto, de la población que va a la universidad, están cambiando. En 2060, el porcentaje de estudiantes blancos en la escuela pública primaria y secundaria disminuirá del 52% en 2010 a un 32% previsto, mientras que la población hispana aumentará del 23% en 2010 a casi el 40% en 2060. Aunque la población que va a la universidad es más diversa, el nivel medio de ingresos de las familias blancas es de 62,000 dólares, frente a los 39,000 dólares de las familias hispanas y los 38,000 dólares de las familias negras (Oficina del Censo de EE.UU.). Los líderes universitarios están comprendiendo mejor el papel clave que desempeñan en la promoción de la misión de las instituciones a las que sirven y el imperativo de las IHE de hacer más por todos los estudiantes para servir al bien público.

Cambiando el foco: la Equidad en el centro

Muchos responsables de campus han mejorado considerablemente en el uso de datos para promover la diversidad en sus instituciones a través de iniciativas de admisión específicas, prácticas de contratación/promoción y asociaciones con la comunidad local, incluido el desarrollo de mano de obra. Lo mismo ocurre con los esfuerzos de inclusión, que usan encuestas sobre el clima del campus para comprender mejor la acogida y la pertenencia, los datos de evaluación de cursos para entender la experiencia en el aula de diferentes poblaciones de estudiantes y la organización de formación y talleres sobre diversidad para estudiantes, profesores y personal. Sin embargo, aunque las instituciones de educación superior pueden establecer objetivos institucionales en materia de diversidad y fijar metas de inclusión en los planes estratégicos y los programas del campus, aún les falta recorrido al poner en práctica de los avances en materia de equidad. La equidad implica no sólo aumentar las oportunidades para las personas que reciben recursos de manera injusta, sino también tomar medidas específicas para reducir las diferencias entre las personas y los grupos más y menos privilegiados y reconocer que, como sostenía el presidente del Tribunal Supremo, Harry Blackmun, “para tratar a ciertas personas de forma equitativa, debemos tratarlas de forma diferente”. Para hacer esto con eficacia y erradicar las diferencias de resultados para los grupos minoritarios, los líderes de las instituciones deben sentirse cómodos hablando de diversidad e inclusión como uno de los muchos objetivos prioritarios del campus, centrándose en la equidad y adoptando una mentalidad al rededor de ella en todas las decisiones institucionales. Como han señalado los responsables del Centro de Educación Urbana de la Universidad del Sur de California, esto requiere que los dirigentes sean conscientes de la raza y contexto social e histórico de las prácticas de exclusión en la educación superior en general, y más concretamente, que utilicen datos para comprender los patrones específicos de sus instituciones. También significa evaluar de forma crítica las barreras institucionales para el éxito de las poblaciones menos favorecidas y poco representadas, en lugar de centrarse en los “déficits” de dichas poblaciones para explicar la desproporción.

¿Qué pueden hacer los líderes de las instituciones?

Mantener diálogos sobre las desigualdades puede ser incómodo y difícil. Sin embargo, esas conversaciones son imprescindibles para garantizar un acceso más equitativo, mejores resultados y mayor índice de éxito para todos los estudiantes. Empezar con datos puede ayudar a enmarcar la conversación y permitir obtener una comprensión más clara de la situación actual para permitir que surjan estrategias de cambio adaptables a las complejas barreras sistémicas. Utilizando las estrategias establecidas por la AACU y el USC Equity Scorecard, la lista de comprobación que figura a continuación enmarca cómo los líderes de las universidades pueden asumir la responsabilidad de centrar la equidad en lugar de delegar el trabajo de diversidad, equidad e inclusión.

Datos y diálogo para enfocarse en la Equidad: paso a paso para líderes

  1. Cambie el enfoque en el cumplimiento a uno centrado en la equidad
  1. Involucre a todos en el proceso
  • Emplee estructuras formales e informales 
  • Incluya las voces históricamente marginadas que a menudo no se incluyen en la toma de decisiones y la fijación de objetivos institucionales. 
  1. Realice un análisis interno de los datos existentes en la institución
  • Datos de estudiantes: acceso, progreso, finalización, resultados posteriores a la graduación
  • Participación co-curricular, compromiso, pertenencia, importancia y satisfacciónnt, belongingess, mattering, and satisfaction 
  1. Mida los datos por población y evalúe su historial en relación con las comunidades marginadas.
  1. Realice un análisis externo de las métricas de la educación superior
  • Por tipo de institución, región, misión, tamaño
  • Tenga en cuenta tendencias de datos prospectivos para la educación superior
  1. Establezca objetivos de equidad
  • Defina un contexto y misión específicos
  1. Controle los objetivos de equidad
  • Construya y rutinas y regularidad
  • Use cuadros de mando
  • Garantice la transparencia
  1. Alinee los recursos con los objetivos de equidad
  • Recompensas
  • Presupuestos 
  1. Proporcione apoyo específico a los estudiantes
  • Curricular 
  • Participación y compromiso
  • Sistemas de alerta temprana y apoyo
  • Planificación de la carrera profesional
  • Vías guiadas
  1. Evalue los sistemas, no sólo a los estudiantes
  • Políticas, procedimientos y prácticas
  • Normas y suposiciones culturales
  • Identifique y elimine las barreras

Referencias 

Complete College America: New Rules: Policies to Meet Attainment Goals and Close Equity Gaps. https://completecollege.org/wp-content/uploads/2017/06/New-Rules-2.0.pdf

Step Up and Lead for Equity: What Higher Education Can Do to Reverse Deepening Divides (AACU). https://rpgroup.org/Portals/0/Documents/Events/SummerInstitute/SI2018/2018_Past_Resources/Pre-InstituteReadings/StepUpandLeadforEquity.pdf?ver=2020-02-22-082355-253

USC Equity Scorecard: https://cue.usc.edu/tools/the-equity-scorecard/

  

Elija su región

Este sitio web usa cookies para mejorar su experiencia de navegación. Para saber más sobre nuestra política de cookies y de privacidad, por favor de clic aquí.